Branded Content y su correcta translación al Transmedia (II)

Actualmente, la economía está tan digitalizada que ha cambiado la forma en la cual recibimos casi toda la información. Esto afecta también a los mensajes enviados por parte de las Marcas: ahora tienen que aportar una interactividad casi inmediata porque se produce una comunicación bidireccional en tiempo real.

epicentro son las personas, la experiencia del consumidor
Bajo este enfoque, es indudable que el epicentro son las personas, y su foco está en la experiencia del consumidor

Nos comunicamos, informarnos, entretenemos, y sobre todo la forma en que hacemos nuestras compras ha cambiado sustancialmente. Es decir, el cliente es el protagonista de un fenómeno que está sacudiendo unas estructuras caducadas. Esto supone admitir participa activamente en el éxito de cada modelo de negocio.
Estamos siendo espectadores de una traslación en la función productiva y/o comercial, acorde a un enfoque omnicanal. Bajo la realidad de esta perspectiva hay que reconocer que el consumidor final es quién decide. Por tanto, las Direcciones Comerciales y de Marketing  se ven abocadas a plantear a sus departamentos cómo satisfacer al actual Consumidor Omnicanal. La clave está en trazar una estrategia de marketing multicanal integrada. Ello supone, una variable estratégica de grandes implicaciones, sobre todo a niveles departamentales, que requiere de integraciones complejas.
El comprador tradicional ha pasado de adquirir productos, o contratar servicios, en varios canales a ser un consumidor omnicanal, Esto supone que sus procesos de compra están interrelacionados entre múltiples opciones, alternativas y posibilidades. Por ejemplo, leer la Tablet a primera hora, seguir con el teléfono y mientras va a trabajar seguir recibiendo impactos de la distintas marcas en dicho trayecto. Ese mapa que hace referencia al customer journey y que continua en la tienda física o en cualquier lugar donde se puedan consultar foros o portales verticales. De alguna manera retrasamos aún más la compra y quedamos con unos amigos a tomar un café que ya tienen el producto y nos seguimos informando sobre. La compra es más cualificada, contrastamos más, y además se puede hacer desde la web de la marca, blog, RRSS, etc. Incluso podemos volver a la tienda física…
El cliente es el protagonista y en el proceso de compra salta de un canal a otro. Lo realmente importante para la marca es ofrecer la misma experiencia en cada punto de contacto con el consumidor: concepto de ésta que genere ese engage para ser compartida, y contexto: precios, información, imagen, beneficios, promociones…y espacios donde en el crossplatform se lleva a cabo.
El plan de marketing para cada canal de distribución ha de ser integrado, pero es totalmente crucial e indispensable contar con una Dirección Comercial general de marca que trace una estrategia multicanal integrada.  De esta manera podremos asegurar que el consumidor omnicanal experimenta las mismas sensaciones y posibilidades en cada paso de su proceso de compra.
Como conclusión, cada vez hay que atender muchos consumidores omnicanal en menos tiempo. Por ello las marcas que omitan integrar su estrategia en un modelo de negocio similar permanecerán desdibujadas y fuera del top of mind de sus públicos.